Saltar al contenido
deaeroyoga.com

Aromaterapia y aceites esenciales

14 febrero 2021
frascos de aromas

La aromaterapia es una medicina alternativa que puede reportarnos grandes beneficios. Emplea aceites esenciales o compuestos aromáticos que nos aportan una sensación de bienestar físico y psicológico. Si no nos crees, recuerda lo mucho que puede cambiar tu estado de ánimo un buen o mal aroma, los recuerdos que dispara en tu mente y los beneficios que te aporta a lo largo del día.

¿Qué es la aromaterapia?

Es un tipo de medicina alternativa en la cual se emplean sustancias aromáticas, como aceites esenciales y compuestos aromáticos, para mejorar el bienestar físico o psicológico.

aromaterapia

En la aromaterapia suelen emplearse mezclas de aceites esenciales y otras sustancias derivadas de vegetales. Estos pueden ser aplicados sobre la piel, inhalados o puedes sumergirte en agua aromatizada.

Suele ofrecerse como terapia complementaria junto a tratamientos con evidencia científica.

¿Cuál es el origen de la aromaterapia?

El empleo de aceites esenciales con fines espirituales, higiénicos, rituales y terapéuticos proviene de civilizaciones antiguas como los egipcios, griegos, chinos, indios y romanos, quienes los empleaban en drogas, cosméticos y perfumes.

Dioscórides describió el uso de los aceites y las creencias relacionadas con sus propiedades curativas en su obra De Materia Medica en el siglo I.

Con el avance de la tecnología, Avicena logró aislar aceites esenciales con la destilación del al vapor. Estos aceites empezaron a ser utilizados como medicamentos a partir del siglo XI.

En la modernidad, el término “aromaterapia” fue utilizado por primera vez de manera impresa en 1937 en un libro francés titulado: Aromathérapie: Les Huiles Essentielles, Hormones Végétales escrito por el químico René-Maurice Gattefosé. Según la historia, en 1910 Gattefossé se quemó la mano de gravedad y pudo tratarla con aceite de lavanda, lo que lo llevó a investigar la composición química y los usos médicos de los aceites esenciales.

Durante la Segunda Guerra Mundial el cirujano de la armada francesa Jean Valnet empleó aceites esenciales como antisépticos para tratar las heridas de los soldados. EN el año 1964 Valnet publicó su libro Aromathérapie, un texto de culto para quienes practican esta terapia.

¿Es efectiva la aromaterapia?

No existe evidencia médica que afirme que puede prevenir o curar enfermedades, pero pruebas clínicas han demostrado que su uso reduce la ansiedad durante el parto, puede aliviar la depresión y calmar a los pacientes con cáncer.

También se ha demostrado que el aceite esencial de bergamota tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias cuando se aplica sobre áreas lesionadas.

aceite esencial de vergamota

La mayoría de los estudios realizados coinciden en que la aromaterapia puede mejorar el estado de ánimo del paciente, pero no se han obtenido resultados concluyentes sobre su eficacia en diferentes aplicaciones.

¿Cómo funciona la aromaterapia?

Se basa en el sentido del olfato, el aroma ingresa por la nariz, llega a las células olfativas sensoriales, las células de sostén y células basales. El moco transporta el aroma a los cilios, quienes transforman los olores en señales químicas. Estas son conducidas hacia el sistema límbico y al hipotálamo, desde donde alcanza la corteza cerebral y nos lleva a identificar el olor.

Estas percepciones provocan diversos estímulos en nuestro cerebro, los cuales pueden ayudarnos a relajarnos o a despertar recuerdos específicos. Los olores se manejan en el sistema límbico, mismo en el cual se procesan las emociones.

Las percepciones producen diferentes estímulos en el cerebro humano, pueden provocar estímulos relajantes o incluso despertar un recuerdo determinado, pues los olores se manejan en el sistema límbico, el lugar del cerebro dónde se procesan las emociones.

¿Qué son los aceites esenciales?

Son aceites volátiles que se encuentran en las hojas o flores de muchas plantas. Cuando la planta se exprime libera su esencia y fragancia única. Al extraer estas esencias con destilación con vapor o una prensa sin procesos químicos de por medio se obtienen verdaderos aceites esenciales. Son muy concentrados y volátiles, se evaporan con rapidez al exponerse al aire.

Los más utilizados son los de geranio, lavanda, el árbol del té, la manzanilla romana, bergamota y cedro.

¿Cómo se aplican los tratamientos?

La forma más común de aplicación es la dilución de los aceites esenciales en agua caliente, el vapor de agua mezclado con las esencias se absorbe a través del aparato respiratorio. La inhalación puede ser directa o indirecta. En estos casos se utilizan en difusores de anillos de lámpara o con difusores de vapor.

Otra forma es aplicarlo a través de la piel. El aceite esencial se diluye con aceites vehiculares o portadores (esto es necesario, ya que los aceites puros pueden dañar la piel) según la necesidad del paciente. De esta forma, la piel absorbe los principios activos beneficiosos. También pueden aplicarse con masajes, sales de baño y lociones.

Los métodos más utilizados son:

Inhalación indirecta: se respira el aceite con ayuda de un difusor que extiende el aceite por el aire. También pueden aplicarse algunas gotas en un pañuelo o un trozo de papel cercano.

Aromaterapia y aceites esenciales

Inhalación directa: se puede emplear un inhalador individual en el cual flotan gotas de aceite esencial en agua caliente. No debe ser consumido por vía oral porque daña los riñones o el hígado.

Masaje: En los masajes se emplean uno o varios aceites esenciales mezclados con un aceite portador. También se pueden mezclar con sales de baño, en lociones o pueden untarse en gasas, siempre diluidos con aceites portadores.

Seguridad y efectos adversos

La aromaterapia presenta algunos riesgos:

  • Si usas los aceites esenciales con una alta concentración sobre la piel puedes sufrir quemaduras. Es necesario diluirlos con aceites portadores como aceite de coco, de oliva o de jojoba.
  • Algunos aceites pueden ser sensibilizadores, lo que quiere decir que luego de varios usos pueden provocar reacciones en la piel.
  • La composición de los aceites esenciales puede verse afectada por el uso de herbicidas en las plantas de las cuales provienen.
  • Algunos aceites son tóxicos para los animales domésticos, los gatos son especialmente sensibles.
  • Algunos pueden ser tóxicos para el ser humano. El uso de aceites tópicos debe ser evitado en niños.
  • No es recomendable ingerir aceites esenciales con fines terapéuticos. Pueden ser muy tóxicos si se consumen directamente. Recuerda que un aceite esencial tiene una elevada concentración de químicos vegetales que puede ser nocivo para la salud.
  • Debes consultar con un médico antes de acudir a aromaterapia, ya que el uso tópico de algunos aceites puede llegar a interferir con el funcionamiento de algunos medicamentos.
  • Es necesario utilizar aceites de marcas de confianza que no agreguen sustancias químicas o nocivas para mejorar el aroma del aceite o sus características físicas.

¿Cuáles son los beneficios de la aromaterapia?

Entre los beneficios conocidos de la aromaterapia tenemos:

  • Alivian la ansiedad y la depresión.
  • Mejoran la calidad de vida de personas que padecen enfermedades crónicas.
  • Combaten el insomnio.
  • Reducen el dolor en personas que padecen enfermedades como la osteoartritis.
  • Alivian la demencia.
  • Reducen el dolor provocado por los cálculos renales.
  • Alivian el síndrome premenstrual.
  • Alivian los síntomas relacionados con el estrés.

Aceites esenciales y sus beneficios en la aromaterapia

Los aceites más utilizados en aromaterapia tienen diferentes beneficios para nuestra salud:

Aceite de árbol de té: empleado en casos de problemas respiratorios. También actúa como fungicida, antiviral y antibacterial.

Aceite de lavanda: alivia el insomnio, los dolores de cabeza, las quemaduras y el dolor generalizado.

lavanda

Aceite de menta: alivia problemas digestivos.

Aceite de romero: Estimula la mente y combate los dolores musculares.

Aceite de sándalo: es utilizado como apoyo en el tratamiento de la depresión, ansiedad, y tensión nerviosa.

Entre las propiedades de los aceites esenciales tenemos:

Relajantes: en este caso tenemos los aceites de lavanda, incienso, mirra, manzanilla, naranja, mandarina, nerolí y ylang-ylang (la inhalación excesiva de este último puede provocar dolor de cabeza).

Revitalizantes: estas propiedades las tiene el aceite de limón, canela, enebro, semilla de pomelo, romero, geranio y vainilla.

Estimulantes: los aceites con estas propiedades son el de menta, eucalipto y el del árbol del té.

La aromaterapia suele combinarse con otras medicinas alternativas. Se usa, por ejemplo, durante las sesiones de cuencos tibetanos, en los tratamientos con reiki e incluso con acupuntura.

[anuncio_b30 id=2]