Saltar al contenido
deaeroyoga.com

Yoga para Ciática

14 noviembre 2020
mujer de blanco haciendo yoga

¿Sientes entumecimiento, debilidad muscular u hormigueo? ¿Un dolor intenso en la parte baja de la espalda en una e incluso ambas piernas al moverte, sentarte, correr o inclinarte? ¿Crees que sufres de ciática o disfunción del nervio ciático?

Si respondiste afirmativamente a alguna de estas interrogantes ¡No te asustes!, según estudios alrededor de toda la vida de una persona existe una probabilidad del 40% de padecer este dolor. Pero si además has probado incontables métodos que no te ayudan a aliviarlo, y si tu malestar no requiere tratamientos mayores como una cirugía, aquí te mostraremos y explicaremos como algunas posiciones de yoga podrían ayudarte. Además, un buen masajeador de espalda, es el complemento ideal para combinar con el yoga.

El yoga, para quienes no lo conocen, es una disciplina originaria de la india, que influye tanto física, espiritual y mentalmente en quienes la practican, buscando el equilibrio y la armonía por medio de la meditación, ejercicios respiratorios y distintas posturas corporales o “asanas”. Es empleada para obtener mayor control de cuerpo y mente, un nivel emocional estable, y la liberación del estrés.

¿Qué ocasiona la ciática?

Existen dos factores que pueden provocar que una persona padezca este malestar.

  1. Síndrome del piriforme: El piriforme es un músculo que se encuentra en la zona profunda de la región glútea. Su función es hacer rotar el muslo hacia afuera y extender la cadera al caminar. Cuando este músculo se tensa, aplica presión al nervio ciático. Provocando un intenso dolor en la pierna y glúteo afectados.
  2. Disco herniado: Cuando existe una hernia en alguno de los discos de la parte baja de la columna, este hace presión e irrita el nervio ciático ocasionando un dolor agudo.

Algunas posiciones del yoga están conducidas a beneficiar o mejorar una parte específica del cuerpo. Existen asanas idóneas capaces de ayudar en la zona afectada por la disfunción del nervio ciático, que podrán ir aumentando su dificultad según la constancia y paciencia con que las practiques. Así mismo, ayudará a fortificar, alinear y estirar la zona lumbar. Un ejemplo de ello sería el estilo de Yoga Iyengar o Iyengar Yoga, que obtuvo su nombre por B.K.S Iyengar. Está basado en el uso terapéutico de estas posturas para ayudar a personas con lesiones o problemas de salud, así como aliviar el dolor de cuello y espalda.

¿Qué posturas pueden ayudarte?

Estas son algunas asanas que pueden ayudarte a aliviar tu dolor:

ciática
  • Giro de espalda de pie: para realizar esta postura lo único necesario es una silla o un objeto con la altura aproximada al de una silla. Deberás colocarte frente a este y levantar la pierna, girando el torso en dirección a la pierna levantada. Alternando en dos repeticiones por 30 segundos esto entre la pierna izquierda y derecha.
  • Giro de una sola pierna tumbado: recuéstate boca arriba en el suelo o con ayuda de una esterilla para yoga, flexionando una de tus piernas por encima de la otra y manteniendo la espalda pegada al suelo, intentando que la rodilla de la pierna flexionada toque la superficie, durarás lo más que puedas. Logrando estirar los músculos de la espalda.
  • Postura del niño: Bien sea en el suelo o sobre una esterilla, recuéstate sobre tus rodillas e inclinándote hacia adelante, estira tus brazos lo mayor posible, esto ayudara a relajar la espalda.
  • Rodilla al pecho: recuéstate en el suelo boca arriba, a continuación flexiona una rodilla y súbela hasta tu pecho, manteniendo la pierna contraria completamente estirada.

Existen algunas posturas que si no se practican con los cuidados adecuados y siguiendo las instrucciones, pueden ocasionar lesiones leves o graves según su dificultad, es de suma importancia si eres principiante informarte previamente sobre cómo realizarlas correctamente.

Beneficios de practicar yoga

beneficios yoga en infografia

Se ha comprobado que practicar esta disciplina mejora la respiración, así como el equilibrio, fortalece los músculos y huesos, aumenta la flexibilidad de las personas, refuerza el sistema inmunológico, influye en la salud física y mental e incluso equilibra el sistema nervioso.