Saltar al contenido
deaeroyoga.com

¿Qué es la terapia craneosacral? ¿Cuáles son sus beneficios?

12 julio 2021
¿Qué es la terapia craneosacral? ¿Cuáles son sus beneficios?

La terapia craneosacral es una técnica de fisioterapia utilizada para aliviar problemas articulares, estrés, ansiedad, migrañas, problemas respiratorios y más. Un terapeuta entrenado tiene la capacidad de percibir los impulsos en los tejidos blandos de tu cráneo con el objetivo de diagnosticas las dolencias que te afectan.

Origen de la terapia craneosacral

Esta técnica empezó a utilizarse a principios del siglo XX gracias al Dr. William G. Shuterland, quien empezó a estudiar los huesos craneales con el objetivo de conocer su comportamiento y movilidad.

El Dr. William realizó estudios durante veinte años, incluyendo diferentes experimentos y pruebas hasta desarrollar un sistema que, mediante la palpación, podía examinar y tratar afecciones a través de los huesos del cráneo.

En 1970, el cirujano Jhon E. Upledger descubrió, durante una operación de cuello, el movimiento rítmico del tejido membranoso. Realizó una investigación y llegó a la conclusión de que este movimiento provenía de la duramadre espinal. Fue así como sumó sus descubrimientos a los del Dr. Shuterland, modificó algunos de sus protocolos, divulgó sus descubrimientos en seminarios y compartió algunas técnicas de diagnóstico y tratamiento de patologías

Los estudios de ambos doctores demostraron la existencia del Impulso Rítmico Craneal (IRC), base de la terapia craneosacral. Esta teoría afirma que el IRC no solo se propaga a través de la duramadre, tejido que recubre el encéfalo y todas las estructuras del cráneo, sino a través de toda la fascia (tejido) que recubre nuestros órganos, huesos y músculos. Esto es lo que permite a un terapeuta detectar sutiles cambios en el ritmo del IRC e interpretarlo, así como modificarlo para aliviar a nivel físico y psíquico al paciente.

¿Qué es la terapia craneosacral y cómo funciona?

El IRC o Impulso Rítmico Craneal recorre toda la duramadre, una fina membrana que recorre el cerebro, cerebelo, bulbo raquídeo, estructuras del cráneo y se extiende por el interior de la columna, protegiendo la médula espinal, y termina en el hueso sacro.

En este tejido circula el líquido cefalorraquídeo, que es producido en los plexos coroideos del encéfalo y se elimina por las paredes de la duramadre. Durante este proceso, el líquido es bombeado por medio de cambios de presión, creando un pulso muy sutil.

Este pulso se transfiere a toda la fascia que recubre los órganos, músculos y huesos del cuerpo. Una afección en cualquiera de ellos puede alterar este ritmo, cambio que detectaría el terapeuta y que podría modificar mediante la terapia craneosacral.

¿Cómo es la terapia craneosacral?

Este tipo de terapia es aplicada por un osteópata, en un consultorio silencioso, tranquilo y a una temperatura agradable. Para recibirla solo debes recostarte en la camilla, debes llevar ropa cómoda y relajarte.

El osteópata palpará la zona y buscará detectar la dolencia. Los movimientos y la presión ejercida serán rítmicos y buscarán percibir los movimientos internos de los tejidos y fluidos del cuerpo, en especial el líquido cefalorraquídeo que rodea el sistema nervioso. Esto llevará a que el cuerpo se relaje y que las tensiones y dolores que padeces sean liberadas.

¿Para quién está indicada?

Esta técnica está indicada para aquellas personas que padecen de ansiedad, depresión, dolor de cabeza, insomnio, artritis de la articulación temporomandibular, depresión, insomnio, contracturas cervicales, zumbido en los oídos, sinusitis, vértigo, esguinces, dolores articulares, lumbalgia, problemas digestivos, entre otros.

Las causas más comunes de estos problemas son provocadas por:

  • Estados de estrés o excesiva preocupación.
  • Cargar peso.
  • Realizar movimientos bruscos.
  • Adoptar malas posturas al estudiar, dormir y trabajar o utilizar el ordenador.
  • Sobrecarga muscular por ejercicio físico.

Beneficios de la terapia craneosacral

Los beneficios de la terapia craneosacral se basan en el poder de curación de tu organismo y en la habilidad del terapeuta. Los pacientes pueden sentir los beneficios de cada sesión semanas después de cada terapia y es aconsejable que se apliquen un mínimo de 10 sesiones dependiendo de las indicaciones del terapeuta.

terapia craneosacral

Entre los beneficios del masaje craneosacral tenemos:

  • Mejora el estado de ánimo, ayuda a la relajación y alivia tensiones musculares.
  • Incrementa el flujo sanguíneo al cuello, los hombros y la cabeza, lo que favorece la circulación y con ello, la oxigenación y la eliminación de las toxinas.
  • Fortalece y estimula el sistema inmune.
  • Alivia las molestias musculares.
  • Mejora la movilidad de las articulaciones.
  • Reduce la actividad del sistema simpático.
  • Estimula una respiración más pausada y rítmica, lo que ayuda a combatir la ansiedad y el estrés.
  • Reduce la inflamación en los tejidos al reducir la sobrecarga sobre los huesos, articulaciones y músculos.
  • Relaja la tensión en los ojos.
  • Estimula el sistema parasimpático, lo que favorece el descanso y la relajación.
  • Incrementa el flujo sanguíneo a la cabeza, lo que estimulará el crecimiento del cabello.
  • El masaje libera endorfinas, lo que alivia el estrés y mejora el estado de ánimo.

Beneficio de la terapia craneosacral en bebés

Esta terapia es recomendada a adultos, niños y bebés, pues tiene resultados positivos en los problemas que nos afectan en cada etapa de nuestras vidas.

En el caso de los bebés, este masaje ayuda a restaurar el equilibrio perdido debido al estrés y a las posibles lesiones sufridas durante el nacimiento. Es especialmente recomendada en casos de nacimientos de nalgas, con ayuda de ventosas, cesáreas, posicionamiento incorrecto, fórceps y nacimientos prematuros. También se recomienda si el bebé padece trastornos de sueño.

La terapia craneosacral libera y relaja los sistemas parasimpático y simpático, lo que ayuda a bebés a aliviar las siguientes afecciones:

  • Asimetrías craneales.
  • Cólico del lactante.
  • Estreñimiento.
  • Lagrimal seco.
  • Problemas de succión.
  • Regurgitación.
  • Sinusitis u otros problemas respiratorios.
  • Tortícolis congénita.

Riesgos de la terapia craneosacral

Este tipo de terapias pueden ejercer movimientos corporales que fuercen articulaciones y puede producir lesiones en algunas estructuras. Aunque estos movimientos son suaves, si el terapeuta no tiene conocimientos de anatomía y fisiología, puede provocarte alguna lesión. Es por eso que debes elegir un fisioterapeuta o un osteópata certificado.

Si sufres patologías que puedan empeorar con una manipulación en la zona, como dolor cervical por metástasis tumoral, este tipo de terapias pueden causarte un daño mayor.

El mayor riesgo es abandonar terapias certificadas científicamente por probar este tipo de terapias para aliviar tus dolencias. Consulta con tu médico antes de probar este tipo de terapias y solo utilízalas como un apoyo a tu tratamiento habitual.

¿Es dolorosa la terapia craneosacral?

No es dolorosa. Solo notarás una presión debido a las manos del terapeuta, seguida por una sensación de bienestar.

¿Cuánto dura una sesión de terapia craneosacral?

Una sesión común de terapia cranesosacral tiene una duración de 45 a 60 minutos. Por supuesto, esto dependerá de las dolencias que quieras sanar. Un buen terapeuta ajustará el tiempo a tus necesidades.

[anuncio_b30 id=2]