Saltar al contenido
deaeroyoga.com

Yoga en la escuela

30 abril 2020
Yoga en el cole

El yoga para niños ayuda a que los pequeños desarrollen todo tu potencial,  puedan conectar consigo mismos, con su entorno y también mejora muchísimo sus posibilidades de atención y relajación.

Esta disciplina les ayuda aceptar las diferencias porque hace que se amplíen los puntos de vista y además es una gran herramienta a la hora de gestionar la agresividad.

Beneficios del Yoga infantil

Practicar yoga ayuda a:

Estimular y trabajar la elasticidad la coordinación o la agilidad.
Hacer correcciones posturales de la espalda gracias a las asanas.
Estimula la circulación sanguínea.
Procura un estado de profunda calma y relajación.
Mejora el autoconcepto, la seguridad en sí mismos y la autoestima.
Desarrolla la imaginación y la creatividad.

¿Por qué Yoga en la escuela?

De unos años a esta parte diversos estudios realizados por universidades de Brasil, Tailandia e India avalan que la introducción del yoga en las aulas mejora de manera determinante el clima de la clase, además de reducir el estrés, la ansiedad y mejorar la resolución de conflictos.

Aprender a desconectar cuando es necesario es una capacidad que puede adquirirse gracias al yoga. Esto, a nivel académico, es muy beneficioso porque en momentos de tensión ayuda a que los niños encuentren de nuevo su calma y puedan concentrarse otra vez.

Ayuda a reconocer y gestionar las propias emociones, con todo lo que ello supone a nivel relacional.

Practicar yoga en clase hará que profesor y alumnos empaticen y el clima del aula sea más cordial y distendido.

Yoga en la escuela

Al potenciarse las áreas cerebrales relacionadas con la creatividad, los canales sensoriales también se abren y se crea un escenario idóneo para el aprendizaje

Cuando la práctica de yoga empieza en la etapa de educación infantil interiorizan el valor del silencio y la atención como medio de aprendizaje. 

Está atención plena les hace ser conscientes de sus vivencias y por tanto les ayuda a tomar parte de ellas siendo ellos mismos los únicos protagonistas.

Además de ayudar en la concentración y promover el pensamiento lateral, gracias a las asanas de yoga los niños aprenden a conocer su cuerpo, su esquema corporal, logran desarrollar su lateralidad y se mejora la psicomotricidad gruesa y también la fina.

Esta demostrado que si el niño acaba su jornada escolar en un estado de calma y relajación, asimilará mejor todos los conceptos que ha adquirido durante el día.

Cómo organizar una clase divertida de yoga infantil

En primer lugar, antes de empezar es necesario prestar una atención especial al ambiente. Una música relajada ayudará a armonizar el espacio y a que tanto niños como profesores entren en un estado de quietud natural.

El tono de la maestra ha de ser calmado y suave. Ello propiciará que los pequeños se contagien de esa tranquilidad.

Es necesario asegurarnos de que los niños comprendan que la sesión se hace para que todos se encuentren mejor, se relajen y se sientan más contentos. Recalcar que no es una competición, que lo importante es hacer las posturas de modo adecuado y que si en algún momento notan alguna molestia deben hacer menos esfuerzo en esa postura concreta. 

Las sesiones durarán entre 30-45 minutos dependiendo de la edad y su desarrollo motor.

Al final del artículo hemos dejado un listado de productos que pueden ser de utilidad para preparar y organizar la sesión de yoga en el aula

¡Empezamos!

Yoga de acción

La clase se inicia con Karma Yoga. Éste es un yoga «de acción» y menos meditativo que el Hatha Yoga. Se trata de poner plena conciencia en un trabajo rutinario que se está haciendo. En este caso los niños y niñas ayudarán a organizar la clase por ejemplo poniendo las esterillas y mantitas.

Afirmaciones positivas – Sankalpa

La sesión continúa con los niños tumbados en las esterillas y con la voz de la profesora expresando Sankalpa.

Sankalpa son afirmaciones en positivo sobre uno mismo que tiene como objetivo generar un profundo cambio sobre algún aspecto de nuestra vida o de nosotros mismos que queremos mejorar.

  • Yo soy una niña muy valiosa
  • Yo soy un niño muy querido
  • Yo soy luz

Si quieres saber más a cerca de Sankalpa, aquí tienes un artículo completo dedicado a esta afirmación de Yoga Nidra

Contraseña para iniciar

El mantra y mudra son palabras-llave y al escucharlas los niños ya saben que se inicia la parte central de la sesión.

Aquí se pueden ver ejemplos de mudras y mantras para todas las edades. Si quieres saber más a cerca de los mantras, aquí hemos preparado un artículo completo.

Asanas con cuentos

Las asanas son básicamente posturas de yoga. Cuando trabajamos con niños hemos de tener muy en cuenta el momento de desarrollo motor en el que se encuentran para realizar las asanas. Su introducción siempre ha de ir acompañada de un componentes lúdico

Una opción muy Interesante es la planteada por la web de educación orientacionandujar que ha puesto a disposición de cualquier persona interesada el proyecto de Yogacuentos.

La propuesta emplea el cuento como una herramienta educativa y se aprovecha de que la fantasía es clave para conectar con los niños y a ayudarles a aprender desde su propia perspectiva del mundo y del universo.

También se tiene en cuenta que los cuentos ayudan a estimular la imaginación y fomentan la creatividad. Por eso gracias a los cuentos podemos inventarnos historias y mundos a través de: las asanas, las pranayamas y los valores que integran Yoga. Y todo ello mediante el juego, el teatro y la música. De este modo se despiertan las cualidades, potencialidades y virtudes de los niños y al mismo tiempo se compensa la situación emocional que en muchas ocasiones está cargada de angustia o preocupaciones en los más pequeños.

Un cuento yóguico que a los más pequeños les encanta es el de “Frozen Yoga”

Otros ejemplos de cómo utilizar las historias y los cuentos a la hora de hacer asanas las puedes ver en el canal de YOGIC.

Si quieres saber más a cerca de asanas y niños, en este enlace tienes un Post dedicado a asanas y yoga infantil.

Pranayama

La Pranayama (respiracion) es un pilar fundamental en yoga ya que el control de la respiración es lo que nos va a permitir llegar a un estado de armonía total. 

En yoga con niños la Pranayama puede introducirse en el cuento o bien se puede optar por hacer pranayamas concretos como el siguiente.

La Abeja
Estando sentados y con los ojos cerrados utilizamos los dedos índices para tapar nuestras orejas una vez así escuchamos nuestra respiración. Tomamos aire por la nariz y lo soltamos por la boca. Al mismo tiempo que soltamos hacemos el sonido de la abeja. «zzzzzz»

Una vez trabajadas las asanas y pranayamas tenemos varias opciones para continuar la clase:

Mediante los juegos los pequeños acabarán de liberar tensiones. Están especialmente recomendados para mejorar la confianza en sí mismos, trabajar la aceptación de los demás, canalizar energía, crear entusiasmo, abrirse a la comunicación con los demás, trabajar valores y favorecer la cohesión de grupo.

Yoga en la escuela
El poder del juego en Yoga

Por otro lado podemos acompañarles con una meditación con la que centramos toda la atención en un pensamiento o un objeto externo. La meditación es una invitación a la reflexión y a la quietud interna.

Trabajando con niños podemos optar por una meditación de tipo pasivo o activo.

Para las meditaciones pasivas partiremos para generar el relato de algún elemento que proyecte luz como las estrellas, la luna o el sol.

Cuando se hace una meditación pasiva hay que tener en cuenta que los niños han de implicarse activamente ya que su mente es libre de imaginar e investigar. 

Yoga en la escuela
Meditación pasiva

En el caso de las meditaciones activas el objetivo es concentrarse en el presente, en el aquí y ahora, en el momento en que se realice una actividad.  Ésta puede ser colorear un mandala, hacer un masaje o escuchar una melodía.

Masaje infantil en clase de yoga
Masaje y emociones

Finalmente se puede cerrar la sesión con un agradecimiento y todo aquel niño niña que lo desee puede expresar como se ha sentido o qué es lo que más le ha gustado de la clase.

En definitiva el yoga para niños es una actividad que reporta beneficios a todos los niveles. Su componente lúdico en esta etapa hace que se muestren receptivos ante las nuevas propuestas y vayan adquiriendo un modo de trabajar basado en los valores, la empatía y el respeto a uno mismo y a los demás. Su implantación en las aulas como parte del currículum se va consolidando poco a poco ya que se ha comprobado cómo el yoga en la escuela es una herramienta fundamental para crear un clima de distensión y donde la resolución de conflictos se maneja de un modo mucho más natural y respetuoso.

Tal vez puedas necesitar

Cuentos

Acompaña a los más pequeños con bellas historias que les introducirán en el mundo del Yoga de una manera lúdica y divertida. Esta selección de libros y cuentos te ayudarán a crear espacios fantásticos con los que les abrirás las puertas de la meditación y la armonía interior.

Juegos

Conecta con los más peques jugando y aprendiendo. Esta selección de los mejores juegos tematizados en yoga os harán pasar ratos inolvidables. Están recomendados tanto para sesiones de clase como para practicarlos en familia. Y si además añadís el columpio ya no querréis jugar a otra cosa.

Música

Crea ambientes confortables y relajados para tus sesiones de Yoga con la mejor música ambiental.

Cuencos Tibetanos

Usa la vibración especial de los cuencos tibetanos para elevar tu energía y conectar contigo mismo. Déjate envolver por su magia y disfruta de una meditación profunda.